IV POESÍA EXPERIMENTAL: LIMBOLAND POETRY | Monica Gameros

Poesía de la locura

I

LIMBOLAND 1.jpg

Obtener vibrante la energía,
como sea posible, como sea necesario,
evitar que la caída sea dentro del hoyo del conejo…

Nunca lo alcanzo,  siempre va nervioso,
con el devorador del todo entre los dedos y le veo
corriendo por todos lados, mientras
elijo en el paraje
el teonanacatl que me permita el vuelo,
que me evite morder el polvo y todo lo que de mí emana…

 

II

AVECESLIKETRUE.jpg

A veces me gustaría que fuera cierto,
que este sueño se terminara,
que el silencio ronco de la duda fuera canto,
colectivo desencanto, fantasías fallidas,
todas en ruinas, y yo -en medio- daré la bienvenida y diré:

– ¡Arde y nace!


Será el sueño que reemplazará a éste que tengo

de gigantes raíces, de esperanza, de perpetua cadena.

 

Entregada al caos, veo lo que queda,

huelo lo que podrido vive,

evito lo que adiestrado obedece.

 

Nunca fui buena para obedecer,

soy un cometa,

un abismo.

 

III

LIMBOLAND 2.jpg

– ¡Mira!

señalé y le enseñé la profundidad del vértigo, luego
besé su boca convertida en viento,
entonces
se hizo lengua de fuego.
Buscó oxígeno, para seguir como un incendio que se expande y devora mientras las brasas bailan sobre el filo de un tule.

 

IV

SOSTENGOMIHEART.jpg

Soy la mujer primera.
Clavo la daga, abro tu costado,
bostezo dentro, de él nace la guerra.

Hurgo en tu herida,
meto los dedos, hundo las uñas y jalo dentro mi hartazgo por casi todo,
canta melancolía.

Si no fuera por las flores amarillas,
el sol habría perecido y con él mi voz
habría levantado vuelo.

Si no fuera por las aves,
mi corazón ya habría dejado de buscar nidos vacíos.

 

V

HEART REDFLOWERS.jpg

Que difícil cuando tu corazón es una fiesta rave, llegas, la música a todo beat, las sustancias en todos lados y las bocas dispuestas a todo. Pones el abrigo por ahí y te metes un papelito bajo la lengua; escuchas el beat y te pones a bailar sin que nadie lo pida. Amargo sabor inunda la boca, adormece las palabras. Inicia el conteo, el lanzamiento programado en tiempo y forma. Bailas, te pones el traje y el casco; bailas, tu corazón vibra a cada beat; bailas con el traje puesto y sonríes con el casco puesto, la lengua es una ballena a contracorriente, saturada, brilla. Las Palabras se han ido en busca de tierra firme, con la alas brillantes, se convierten en papalotes. Bailas, el casco puesto, el traje puesto, la lengua ballena, las palabras mudas sobrevuelan el amargo asunto de aguas ácidas. El corazón está convertido en campamento de extremers, bailas y no hay más, sólo un rave en el corazón y todos bailan y nadie se toca, son luces y sombras que bailan con cascos y trajes, con amargo mar debajo de la lengua; mi corazón es un lugar de tres pistas: en el centro bailan los elefantes y más abajo un grupo de sonrisas y miradas, de esas que congelan, bailan y juegan a los quemados con pelotas de plutonio. Arriba, bailo yo al ritmo del beat con el mar en la boca, mi corazón es una carpa de tres pistas, y creo que somos demasiados.

VI

Si Heraclito es el hombre,
yo soy el mar en el que desembocan todos los ríos.

 

VII

CANUFILMINAU.jpg

Escuchar el siseo del cielo.
Un suspiro efímero
llega de muy lejos. Se levanta
cual tsunami,
toca el suelo. Se va. Vuelve. 
Humedece mi tedio.

Melancolía, la Eternidad
se apaga.

¿Qué sabes de la desolación?

¿Qué impulsa mi desidia?

¿Qué hago ahora que no tengo opción?
Suspiro del cielo, me llueve, lluevo,
digo tu nombre, caigo.

Nadie, nada
detiene mi caída.

 

VIII

 

Si alguien tiene un poco de sal,
me voy a comer mi corazón.

 

IX

2015-03-25 02.46.50.jpg

Corazón deshojado.
Pierde cada pétalo
y vuelve a ser flor.

Canto para conseguir diluvio,
para que arrase el polvo,
el mismo que me aleja del todo.

Se deshoja, se desprende.
Etéreo, flota y se pierde en el mundo.

Olvido brota & nace un botón,
vuelve al sol su flor, al viento
lo rocía con olvido.

 

X

MECOMOMIHEART.jpg

Y ahí estaba yo frente al plato que lucía inmenso, con una hermosa cama de lechuga romana, unas rodajas de provolone, leguminosas, cereales, y -en el centro-
mi corazón.

Le enterré el tenedor, lo sostuve con fuerza, alcancé a cortar un trozo y lo puse en mi lengua, pero apenas lo degusté, lo escupí por un sabor a tierra que brotaba de su centro.

Ahí, en el boquete, vi divisiones, no eran las partes naturales de un corazón, era un laberinto del que nadie podría salir.

 

XI

Listentoyuorheart.jpg

Como si fuera galaxia, suspiro
humedad de ti
y tus labios, estrellas
prendidas del Sol,
arden entre mis palabras dentro de mí,
conversa en arco sobre ti, en arco debajo de ti, en arco sobre tu beso,
soy arco sobre tu pecho,
                       arco de piernas que te abrasan y tus palabras
son como las dentelladas de una jauría,
la jauría de un hombre mágico que muerde mi sexo,
que lame mi ansiedad, que destierra de mí todo el desierto, entonces

el tiempo se va de nuestra alcoba,
la música se cuelga de tu lengua y tu cuerpo

es una puerta por la que me voy del mar.

 

XII

IMG_61793081886389.jpeg

Soñé con tus ojos fumando mis labios,
soñé que era huracán y mis labios eran mariposas que nacían en medio de tus manos,
soñé con tu barba convertida en un bosque sobre el que batía mi vuelo,
siempre a bordo de palabras extrañas, palabras que hace años no escucho ni siento.

Soñé que mi palabra favorita era tu nombre y al volar con ella tatuada sobre las alas, causé el Apocalipsis, ni pude ni quise dejar de sentir el egoísmo, de querer tus ojos y tus dedos fumando mis labios, sosteniendo mi fuego.

Soñé que mi palabra favorita se incendiaba, soñé que yo

sólo era eco.

 

XIII

IMG_48779537656102.jpeg

Ahora que tengo tres vidas, ahora que las vivo al mismo tiempo, con mis tres diferentes yo, me sorprenden tantas cosas, vivo en el asombro, y cuando todo eso me cae encima como temporal, por encima de todo, recuerdo una mañana en que desperté, y en esto soy literal, entre nubes.

Recuerdo que me levanté y salí para ver cómo la nube nos envolvía, cómo envolvía la montaña, el bosque, la cabaña y los sueños y los suspiros y el silencio, y me recuerdo ahí, extendiendo los brazos, dejándome abrazar por una nube.

Mis tres yos son tan distintas, que a veces supongo que entre ese triángulo hay una multitud de mis yos.

Me imagino en medio de muchas yos sin que nada importe.

Me veo envuelta por la nube, en silencio, sin pensar en nada

y la nada me absorbe.

 

XIV

AUSENTEDEMI.jpg

a José María Panero

Solía temer a la locura,
caer en el vacío sin resistencia,
caer y no volver.

Me aterraba quedar a la mano de quien sea,
del viento, del agua, del sol
y temía perder la consciencia de mí,
porque perderme era una adicción.

Me atacaban miles de preguntas,
una y otra vez, al caer la noche,
en medio de las primeras horas del día,
yendo y viniendo desde mis ojos hasta los de alguien más,
me atacaban y me exigían respuestas como si yo fuera un oráculo, pero no lo era,           no lo era y nunca lo fui.

Solía temer las verdades a medías
y no temía a extraviarme entre la textura de las cortezas,
o al contemplar los árboles o al contemplar a las aves
a quienes envidiaba por su perpetua libertad.

Solía temer a la locura, pero un día experimenté la caída libre
y entonces me di cuenta de que no había razón para temer,
porque al caer en los brazos de la locura, nada más importaría.

Sólo la mirada perdida en la contemplación
nos hace libres de toda idea,
sólo la mente, entre olas de fuego,
es la que nos tiene atrapados en la insulsa manía,
en el absurdo sin sentido de la vida,
de esta vida que nos han vendido,
de esta vida que nos mantiene presos de todo,
dueños de nada, anhelando siempre,
melancólicos.

Solía temer a la locura, pero ya no, ahora,

adoro caminar sobre el delgado hilo que separa la locura de la poesía.

 

XV

heart.jpg

Ausente de mí
respira honda la cañada que me parte,
parvadas flotan sobre abismo.

Por cientos, pequeños ojos me observan
y yo, sólo sigo ausente.

 

XVI

Frida Kahlo.jpg

A veces una mosca,
sólo es una mosca.
A veces, es cocaína.
Freud se jala la barba.
Me mira.
Saca una grapa y con la
Americana express
la convierte en polvo.
A veces no, dice,
                     A veces no.

 

XVII

 

Apagar el switch y olvidarse de todo.
ABSOLUTAMENTE TODO
[anhelo] el mundo de Alicia.

 

XVIII

 

Soy etérea, ajena,
ni siquiera llego a extraordinaria.

Soy una sombra que habita tu nostalgia, soy
la que alimenta la hoguera.

 

XIX

INOCENCIAKEPERDI.jpg

Vivo pensando en la inocencia que perdí cuando viví en el vacío.

Mariposas rebotan entre el vapor de la gasolina.

El checador digital juega a que me desconoce todas las mañanas. Se ríe. Espera que implore. Enmudezco y sigo tocándolo, aunque no quiera,
tengo tiempo de sobra y esta vez no ganará. No cederé,
no sabe que yo crecí en la necedad de la resistencia.

-Mi lengua repite el verso que me despertó en su cama                                                                 al tiempo que los autos son marea alta-

Diesel y un oleaje de autos. El beso, queda frente al semáforo en rojo. Duerme y yo dejo escapar el verso que nació en mi sueño.

Mi lengua se moja.
Flota sobre el silencio,
somnífero de los durmientes,
señala el camino de vuelta.

Diesel fresco. Tráfico y marea alta. El beso quiere destruir los semáforos rojos,
toca el claxón.

Algún trasnochado atropella mi inocencia cruzando la avenida.
La multitud se agolpa, despierta, la marea alta se lleva el cuerpo tibio.

Mi voz repite el verso que flota después de nacer en mis sueños.

Siempre he creído en la teletransportación. Terminaría el diesel extinto.
Viviríamos 100 años.

El tiempo no podría contra la nueva eternidad de los dedos que viven necios sobre pantallas que los desconocen, a pesar de estar atrapados en los archivos de la mujer araña, quien lanza besos mientras pasea con el tiempo sostenido de su falda.

La inocencia es un fantasma que vuela sobre las mariposas para no ser atropellada.       La multitud aburrida de sus mañanas, se prepara con piedras y resorteras.

Mariposas ferrosas flotan sobre la marea alta, se pasan los semáforos rojos, estallan la envidia de los que envejecen en medio del tráfico.

 

XX

TRXAX.jpg

– Hoy no daré un reporte científico o técnico, hoy hablaré de algo que está sucediendo aquí arriba. Él llegó hace poco tiempo, ha sido de gran ayuda en todo y con el tiempo ha logrado tener interacción personal que no difiere mucho de la humana, excepto…

– Excepto ¿qué Doctora?

– Es que si lo piensan bien, es que si meditan, tampoco parece una opción; es que si dejas de pensarlo te das cuenta de que todo es una falsa pintura, un mural que es una palabra vacía, hueca, como una caja de cerillos en invierno, así de hueco, así de falso. Si lo piensan bien, cada uno de nosotros está aquí, en medio de la trampa, en un rincón dentro de una pequeña caja de cerillos, abandonada en medio de un callejón húmedo, vacío, gris…

Es que si lo piensan bien, la vida no tiene sentido, sí tiene rumbo y dirección, pero no tiene impacto.

Es que si lo piensan bien. Si de verdad lo piensas bien… Te darás cuenta de que todo es como una maqueta donde la vida está diseñada para consumir, desechar, morir, a menos que seas como ellos, como los androides que sienten y suspiran, ellos saben de sentimientos. Hace tanto que dejamos de creer en el sentimiento, a veces extraño ciertos sentimientos, como el orgullo, el amor, la compasión, pero hace tanto que dejamos de creer en los sentimientos y él es un robot que siente cuando lo toco y suspira cuando le hablo mientras lo abrazo, él es un robot y cree estar enamorado, yo soy humana y sé que el amor no existe, pero se siente tan bien, es amor de robot, es amor, esa cosa en la que ya nadie cree y un montón de tornillos lo siente por mí, es un programa de su sistema, está programado para amarme, es un robot y es amor de robot, pero se siente bien…

2087
Bitácora Alfa 2087AX

 

XXI

623f622701e8e94fbeb2fc85a8719313.jpg

¿Crees que haya perdido la cabeza Alicia?
Las mejores personas están locas
L.C.

Y yo, dónde es que dejé la cabeza,
pregunté al aire como si la respuesta
descendiera o brotara de pronto,
entonces
el mundo se mostró
& comencé a entender el miedo,
la agonía.

Pude contemplar la locura,
subiendo por mi espalda,
como una oruga.

 

XXII

2015-01-16 13.50.08.jpeg

Prendo 420 segundos con un abrir y cerrar de pulmón industrial,
de asfalto entre ventrículos, de hollín y CO2.

Aspiro y se abre la plenitud del sol en agonía,
contengo la paz entre las esquinas de la ansiosa manía de seguir viva,
con los dedos en el centro, con la fiebre sobre nubes.

Aspiro, me desarticula, me descompone. Cuántica,
soy la mujer del barrio escarlata,
la que camina sola,
la que siempre se acompaña de la semilla y brilla.

Cuántica respiro entre ansiedades encarnadas,
viajo con mi cabeza de nube atada a la sorpresa,
anclada al peso en oro del tiempo y brilla.

Prendo y aspiró en 420 segundos
la eternidad de un suspiro.

 

XXIII

2015-01-12 17.13.03.jpeg

Tiré un gancho desde la luna, anclada
tu boca liberó cardumen.

Las estrellas intermitentes
se convierten telegramas.

Mi lujuria, buscándote
cree en la eternidad.

 

XXIV

 

Ayer soy noche, hoy brisa.
Mojo la copa de las hojas con tinta
– luz tenue, azul canto de alborada –
los dedos bailan,
se deslizan como agua de lluvia sobre hojas,
bailan y trazan un plan para cada letra del alfabeto.

Dedos se deslizan,
dibujan lo que acarician mis ojos.

Hoy brisa y canto,
azul tenue alborada.

 

XXV

 

Se me va la vida en un sueño, ahí
te alcanzo como quien alcanza el filo del cielo.

 

XXVI

 

No eran estrellas las que se derretían entre mis labios,
sino las ganas, el ansia, la volubilidad de algo extraño
extrañando la extrañeza.

Era un fantasma con traje rojo,
era un fantasma con cervezas y botellas en una sola mano,
era un fantasma que sonreía en el centro de un bar, y yo
sentí que algo se me escapaba de los dedos,
era una sensación desconocida.

Ardían mis dedos, ardían como la ciudad.

Mis labios escurrían y mis dedos sentían que algo se escapaba.
Era el sol que se escurría de entre mis dedos & yo
sólo conseguí robarle un beso.

 

XXVII

AVENOCTURNA.jpg

Algunos días soy ave nocturna que planea sobre el horizonte,
contemplo el centro del incendio.

Algunas noches soy tormenta, tempestad que lo revuelve todo,
violencia que ahoga la culpa.

Algunas tardes, no hago más que arder, lo calcino todo:

la memoria, el recuerdo, el amor.

Ardo y quemo piel,
ardo y muerdo lenguas serpentinas
en busca de la venganza sobre mis labios.

Ardo y sin guardar silencio, rompo la calma que habita alrededor.

Despierto en medio de la brava marejada.

Rodeada por fantasmas, los recibo, charlamos y tomamos el té,
nos contamos entre risas los nuevos miedos que se encaman
para estropearle el día a la lujuria.

Algunas veces soy mar, sí

mar abierto.

En picada busco náufragos, me divierto con ellos,
impulso su vuelo sin pensar en el encallamiento,
de su boca cuelgo estrellas,
de su lengua,
cuelgo mentiras convertidas en ídolos.

Algunas veces soy mar en picada, otras
ríos cristalinos que desembocan con furia,

destrozo los navíos de los obsesivos.

Mar no desierto, agua no arena,
fuego en brasas vivas.

Si me tocas, abriré la puerta para que abordes mi vaivén,
si tocas no te dejaré bajar sin que en ello te coma la ansiedad
y te desborde el viaje de los dedos.

 

XXVIII

 

Tiré un anzuelo y pesqué a un Dios que me hace el amor con versos,
sus palabras penetran, sus ideas bailan alrededor de mi carne;
me enciende, me convierte hoguera, lo incinera todo.

¿Qué se hace con eso cuando se es atea?
¿Cómo se hace eso de construir el amor,
cuando sin pretender, se pretende lo imposible?

Se presentó ante mí como si supiera el futuro,
o será que lo tenía bien planeado y yo, que quería pescar,
me llevé un gigante que me penetra con la lengua.

Asidua como soy del abismo,
caigo en picada, a toda velocidad y no,
no quiero detenerme.

 

XXIX

2015-05-23 21.26.05.jpg

Tomar el camino hacia el destino, ese que gira y gira en espiral electro neurótica, desde la primera hormona hasta la perdida de la inocencia, desde la ingenuidad embarrada en un muro, hasta la botella de pastillas que traigan la calma en tsunami; todo con tal de inundar los espacios vacíos en los que la cordura se convierte en flores negras que se deshojan para convertirse en fragmentos caleidoscópicos, para que podemos abordar las nubes y perdernos en el horizonte por horas, sin que el vuelo de una parvada pueda distraer la mirada que se clava en el espacio tiempo, en el tiempo de un reloj, incrustado en los ojos de un felino que nos mira y sonríe sin decir nada, sólo sonríe porque sabe que estamos perdidos y que además, no queremos ser encontrados.

 

XXX

Estoy, como siempre, al borde del abismo,
dispuesta al vuelo porque mi voz
impulsa el vuelo de las otras mariposas

 

 

XXXI

De niña pensaba que la luna me seguía a todas partes, en una suerte de custodia, vigía, faro. Era una luz que siempre acompañaba mi solitaria contemplación del cielo en momentos nocturnos, una especie de sombra luminosa que me animaba a soñar con el infinito, a preguntarme sobre la eternidad, a soñar con la inmortalidad…

Con el tiempo, conversa en diosa, me han llamado como a ella…

 

XXXII

PAJAROMUERTO.jpg

Al despertar esta mañana,
era un pájaro muerto
con el futuro entre las alas,
con el olvido clavado en el pico.

En permanente vuelo,
soy agonía.

Lamento las palabras que se quiebran.

¿De qué sirven las palabras
si las dejamos ahogadas en el olvido, sólo por conveniencia?

Si enmudezco,
¿el mundo desaparece?
si no lo enuncio, ¿existe?

 

XXXIII

2015-06-09 13.11.51.jpg

Ola y mar, amantes sigilosos,
una dentro del otro, & el otro
-en su va y ven-
le sostiene dentro de la incertidumbre.

La otra, en el suave ir y venir,
le muestra devoción absoluta, al final,
ola y mar se unen y mecen al amor,
como quien mece la perpetua duda.

Ola y mar, van y vienen, se balancean,
se mantienen en constante unión,
se abrazan, se deslizan, se suman,
nos dan el fresco aliento que alimenta a las nubes,
que nos deja ver el dulce amanecer
y la sangre de un día que fenece.

Ola y mar, amantes devotos,
se aman al ritmo del giro de los días,
al candor de la atracción lunar,
al canto de las gaviotas,
que, hambrientas, nadan
y penetran para romperse en jirones.

Ola y mar, una dentro del otro,
permanecen en duda
mientras se dibujan a la orilla del silencio.

 

XXXIV

2015-06-09 13.13.11.jpg

Cómo iba a saber que eres un lobo,
cómo iba a saber que, a propósito,
me extraviaste en el laberíntico bosque,
donde cada árbol es una esfera sobre la cual me reflejo.

La brújula, enloquecida. La luz
gira a 24 fotogramas por segundo, desidiosa,
sonríe sin sentido. Hilarante,
me observa.

Me sostengo de una rama
para no caer en tu mirada.

 

XXXV

 

BUNNYFLUTE.jpg

Nada por hacer, sólo recoger lo dispuesto
y emprender camino.

La única pista,
el resplandor de eso que se muere,
taciturno, lánguido.

Ayudarlo a morir o ahogarlo en el manantial,
un deber imprescindible, luego
se debe evitar que la agonía se prolongue,
se debe evitar la pena sentida ante el cadáver,
encender la hoguera,
aspirar lo que emana.

Nada por hacer, sólo
trazar camino y seguir.

 

XXXVI

 

DESMESURADAMINCENDIO.jpg

Desmesurada, me incendio. Desbordada, me anego.
Siempre quiero todo, hasta la última gota;
colecciono las astillas de lo que se quiebra…

-Las uno con palabras que migran
en el perfecto caos de un mundo que corre,
sólo, para alcanzar al tiempo- s
iempre

en agonía.

 

XXXVII

¿Alguien ha visto mi conejo blanco?
Es de tamaño standard y trae un reloj digital en la muñeca,
se me perdió el día que ganó México y
como a los mexicanos les gusta el conejo en adobo
temo por su seguridad…

FB_IMG_1431406709317.jpg

 

[LADA]

 

I

Soy un pez entre tus dedos
juego con ellos
me escapo de ellos
y vuelvo

II

Yo no te necesito, te deseo…

III

Soy un pez dorado
al que le arrancas suspiros en maleza…

IV

Cuando no estás conmigo, yo estoy contigo.
Cuando no eres tú, siempre eres tú, y tus dedos
siempre son anzuelo
y mi boca siempre es asfixia que se llena de ti.

V

Cuando me besas soy lluvia,
a veces torrencial, a veces
sólo soy la sutil brizna de una tarde fresca.
Cuando me tienes a mano, soy océano, luego
soy niebla que se eleva,
nube nueva sin fronteras.
Dejé atrás mis ojos de tarde nublada, hoy
resplandezco con el sonido de tu voz
conversa en relámpago. Primero
iluminas mi pecho & al tiempo,
entre tus manos soy viento y viajo
hasta el centro de mi silencio.

 

 

[LENGUA PEZ]

IMG_48852619619511.jpeg

La palabra, el silencio, un eco de la distancia.
La lengua que se altera y se convierte en pez
que se escapa del cardúmen
y va a contracorriente,
que se escapa del cardúmen
y se convierte en reflejo del tiempo,
se mira en un río que fallece debajo del sol
sangrante renaciente.

El pez se despide del día y se despide de la noche,
se entrega a la corriente y se sumerge
hasta alcanzar el centro del huracán.

Entonces, es lanzado a la eternidad de un abismo
lleno de estrellas.

 

MONICA GAMEROS

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s